NUESTROS OLIVOS.

Porcuna se localiza en la comarca geográfica de la Campiña del valle Medio del Guadalquivir entre las provincias de Jaén y Córdoba. Ocupa el curso medio del Salado del mismo nombre con una orografía de lomas y suelos dispares que oscilan de los arenosos y albarizos a los más pesados de bujeos, o bufeos, y polvillares.

Sobre los cerros arenosos, albarizos… y en las zonas al Norte y al Este del casco urbano, las áreas menos frías, estaba el espacio tradicional del cultivo del olivar que sustituyó principalmente a antiguos montes y dehesas. El área nordeste del Término de Porcuna con plantío de olivar tradicional es conocida popularmente como “La Mata Vieja”. En el resto del Término Municipal, en las áreas más al Sur y al Oeste, estaban las grandes propiedades de tierra calma dedicadas al cereal y al barbecho de leguminosas, los cortijos. A lo largo del siglo XX éstos se han ido fraccionando, y casi al parejo, plantando de olivar.

El olivar de la Mata Vieja es un olivar muy característico. Las parcelas son principalmente pequeñas, muchas de ellas rodeadas de muros o vallaos donde se recogían las piedras sacadas por la labor, formando lo que se conocía como corralas. A las parcelas se accedía comúnmente por caminos estrechos entre desniveles para las caballerías y las personas, los callejones. Los olivos son por lo común de varios pies, la plantación dominante es la denominada al tresbolillo o triángulo, esto es una adaptación a la arancía con animales de labor. En muchas parcelas los árboles no alinean fruto de su acomodo a la topografía o de su siembra puntual a lo largo del tiempo. La variedad dominante es la picual, pero no faltan algunos olivos de otras variedades: picuda o picúa, manzanilla de Jaén, negrilla, aldúa, cornezuelo, chorrúa, etc. En algunos parajes como El Morisco, Los Cepillares, El Palomar, Culomona, El Pilarejo, La Campiñuela, etc. se encuentran los árboles más antiguos en producción desde hace siglos. Su antigüedad se remonta a la Alta Edad Media en Época Musulmana. El edificio característico de esta zona es la casería, teniendo las mayores explotaciones su molino aceitero en ella.


El olivar del resto del Término es un olivar maduro y joven plantado en la segunda mitad del siglo XX y representativo de esta época. La mayoría de este olivar está compuesto por árboles de varios pies y es en general muy vigoroso y productivo. Eran los lugares de tierras calmas que ofrecían buena versatilidad para acoger a los olivos. Éstos están bien alineados y plantados mayoritariamente al cuadro, para favorecer su trabajo con maquinaria. Las parcelas suelen ser abiertas. De esa época los parajes porcuneses más característicos son: Carrasquilla, La Tejera, San Pantaleón, Las Hoyas, Los Granaíllos, Las Torrecillas, Mingo Lázaro, etc.

Esporádicamente y de manera dispersa, en algunas parcelas a finales del siglo XX y desde inicios del siglo XXI se está comenzando a plantar un olivar intensivo que sustituye al olivar tradicional. Son olivos de un solo pie o palancas, sembrados al cuadro o al rectángulo, orientados para el alto grado de mecanización que se está alcanzado en las modernas explotaciones. Estos cultivos han entrando muy recientemente o están entrando en producción.

La superficie de olivar que cultivan los socios de la Cooperativa San Benito era en el año 2012 de 9.072 hectáreas con casi un millón de olivos. La mayoría de las parcelas de las explotaciones de estos socios están repartidas en el Término de Porcuna, si bien algunos tienen parcelas en los términos de los vecinos pueblos de Arjona, Baena, Bujalance, Cañete de las Torres, Escañuela, Higuera de Calatrava, Torredonjimeno, Valenzuela, etc.

Si se considerara un único productor, estos 90 km2 de olivar constituyen a la Cooperativa como una de las mayores explotaciones de cultivo del olivo de la Península Ibérica. Esto permite una alta variabilidad de fruto, así como de matices en las calidades lo que posibilita que, mediante selección, se puedan obtener partidas con personalidad propia y muy alta calidad, origen de nuestros mejores aceites de oliva virgen extra, los de la marca Ibolca.